¿Gestión o Competición?

Decía Marc Márquez en el GP de Cataluña de MotoGP:

Ha sido una de esas carreras que no me gustan a mí, aburrida, porque tenía que ir gestionando, pero estas son de las que dan campeonato“.

Cuando toca gestionar los recursos humanos se aburren. Sobretodo aquellos que tienen creatividad, iniciativa y compromiso.

Es cierto, que gestionar en la empresa es necesario para alcanzar resultados. Tareas de finanzas, marketing, logística, operaciones, ventas… todas ellas son necesarias para no perder la actividad empresarial. Pero no te hacen ganar campeonatos.

Con la gestión no se gana.

Para ganar, para conseguir retos empresariales, igual que para conseguir retos deportivos, hay que competir.

Y gestionando no se compite. Gestionando se ponen las bases necesarias para afrontar un reto empresarial.

La gestión ofrece soporte, estructura el modelo de trabajo, sostiene la actividad. Pero no compite. Compiten las personas que están detrás de esta gestión.

Con la gestión haces funcionar tu empresa, la mantienes en el campeonato de tu sector. Con los profesionales, cuando los pones en primera línea de importancia, la haces competir.

Compiten los profesionales.

Esto son los que te dan los resultados. Los que hacen crecer a la empresa. Los que marcan la diferencia.

Ellos toman decisiones basados en la gestión que tienes definida para tu organización, empresa o negocio. Esas decisiones son las que te posicionan. Las que te consolidan.

Sin esas decisiones es imposible competir. Si Márquez estuviera siempre gestionando, se aseguraría un mínimo de puntos, pero las decisiones de los otros competidores le arrebatarían los títulos.

Por eso, no le gusta gestionar, cuando le toca hacerlo. Porque la gestión es necesaria para tener la posibilidad de ganar, pero no es el elemento que te hace alcanzar el éxito.

Aburrimos si priorizamos la gestión.

No podemos aburrir a nuestros equipos con tareas de gestión. Tenemos que distribuir el trabajo con tareas de competición.

Tenemos que dotar al equipo de tareas que estén determinadas a superar retos, no ha cumplir gestiones.

Incluso para tareas de gestión, que son imprescindibles, tenemos que dotarlas de retos y asignarlas a profesionales dispuestos a cambiarlas.

Y si no se pueden dotar de retos, asignarles tiempos de ejecución equilibrados, para evitar acabar haciéndolas tan imprescindibles, que mantén el potencial de creatividad, la iniciativa y el compromiso de tu equipo.

De esta forma, conseguiremos que la gestión cumpla su cometido: darnos la oportunidad de competir con nuestro equipo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s