Bienestar o “estar bien” en la empresa.

Un 17% más ha crecido en 2017 la tendencia del bienestar en las empresas Top Employers de España. Un dato magnífico y con el que estoy bastante entusiasmado. Las empresas empiezan a velar, seriamente, por su principal recurso: los profesionales.

Proponer espacios para que éstos puedan recuperarse y prepararse para los retos diarios que existen en las organizaciones, es algo que siempre hemos hecho en el deporte y que faltaba por llegar a las empresas. Todas las organizaciones que trabajan con el método MindCompanySport ya tienen esta filosofía implantada en su ADN corporativo, algunas de ellas, incluso ya están planteando dedicar espacios, del tipo que sea, para potenciar el bienestar de sus profesionales.

Para todos esos espacios, además de las tendencias que ya están en escena (mindfulness, coaching, meditación, masajes…), aparece el deporte y la actividad física.

Realizar alguna actividad deportiva durante la jornada laboral, tiene más que demostrado la mejora en los niveles de concentración y motivación (salud mental), junto a todos los efectos físicos que ya son conocidos (salud física). Si lo hacemos en un entorno preparado para ello, mejor aún.

El deporte no es solo deporte.

La actividad deportiva no es practicar un deporte solamente. Puede ser también el simple hecho de caminar, realizar estiramientos u otras actividades, donde la exigencia es mínima y, sin embargo, los efectos directos sobre la salud física de nuestros profesionales, son inmejorables y medibles (absentismo, rotación de puestos, prevención de enfermedades y dolores propios del puesto de trabajo, mejora de los niveles de productividad…).

También practicar un deporte formal es beneficio. La clave cuando se quiere realizar una actividad deportiva reglada dentro de la organización, es buscar una adecuada planificación, que se adapte a los profesionales que van a realizarla. Podemos jugar al Baloncesto o al Ping Pong. Podemos jugar al Pádel o al Voley Playa. No importa. Lo que importa es que los profesionales puedan realizarla con pleno control físico y mental, para luego retornar al puesto de trabajo dispuestos a desempeñar sus funciones, sin problemas añadidos.

Pero el deporte puede ser algo más.

Con el método MindCompanySport lo hemos conseguido hacer realidad. Hemos conseguido que el deporte se convierta en una herramienta de formación potente, directa y eficaz. Los resultados de uso en el puesto de trabajo de las habilidades entrenadas con nuestro método deportivo y su repercusión en indicadores medibles en la empresa, son extraordinarios.

Pero más extraordinario aún es, que las empresas que están volcando su esfuerzo para conseguir un “bienestar” en sus profesionales, puedan conseguir al mismo tiempo que sus profesionales “estén bien” cuando tengan que desarrollar sus funciones. Es decir, cuando tengan que rendir.

Me explico. De nada nos sirve un profesional que viene de realizar mindfulness, si cuando tiene que ponerse “manos a la obra” no sabe liderar a su equipo, o comunicarse con ellos, o planificar las tareas… Todo lo que conseguimos es ganar tiempo, para que no se desespere mucho hasta la siguiente sesión.

Porque la tranquilidad o disposición que trae, no le sirve de nada cuando tiene que poner en marcha algo para lo que no está preparado y que requiere un rendimiento.

Es como si le enseñamos a relajarse a un jugador de baloncesto antes de tirar un tiro libre y cuando va a realizarlo, resulta que no tiene bien entrenada la técnica de tiro. Nos quedamos sin resultados y con una nueva frustración para el profesional. Ni todo un vestuario preparado para darle el máximo bienestar, va a conseguir cambiar esa dinámica. Tendrá que entrenarse.

Conseguir “estar bien” junto al “bienestar”.

El método MindCompanySport es un sistema que mejora las habilidades de los profesionales de la empresa, utilizando la actividad deportiva. Consigue que estén bien para funcionar en su trabajo.

No es que haciendo deporte consigamos una mejora indirecta de las habilidades. Es que trabajamos directamente las habilidades pero con una metodología deportiva, que nos permite incorporar a las acciones formativas, lo que denominamos carga de entrenamiento.

La carga de entrenamiento nos permite, usando un deporte reglado y eliminando de éste toda la exigencia física, repetir con una alta frecuencia y en un entorno real, las habilidades que necesitan los recursos humanos de nuestra empresa.

Conseguimos que los departamentos de recursos humanos sean más efectivos para las organizaciones. Que de verdad, marquen la diferencia.

Si a todo esto le añadimos que las organizaciones ya tienen la disposición a utilizar el deporte, y en algunos casos los recursos y espacios, la fórmula se completa.

Los profesionales vuelven sanos y preparados para rendir, gracias a los efectos indirectos de las zonas de bienestar y directos por la formación real del método MindCompanySport. Llegan al puesto de trabajo con las pilas cargadas y con las habilidades para desempeñar su trabajo “en forma”.

Se amortiza doblemente la inversión en las políticas y acciones del bienestar, con la herramienta del deporte. Y lo más importante, el deporte viene para darle más fuerza al departamento de recuros humanos. Es la herramienta definitiva para poner en valor su aportación a la organización. El método MindCompanySport es el primer e innovador ejemplo de ello.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s